PRIMERA CENTRAL ELECTRICA COMBINA CARBON Y ENERGIA SOLAR

Este sistema híbrido disminuye notablemente las emisiones de dióxido de carbono
En el marco del Innovative Clean Technology (ICT) Program, las firmas Xcel Energy y Abengoa Solar han desarrollado una innovadora planta de generación eléctrica que emplea una fuente híbrida para su producción, conformada por carbón y energía solar. De acuerdo a los responsables del proyecto, esta planta de prueba alcanza un porcentaje de energía solar utilizada y un nivel de disminución de emisiones contaminantes que la hacen única en su tipo.
La planta de Colorado (Estados Unidos) que podría aportar un nuevo impulso a la generación eléctrica híbrida carbón-solar. Imagen: Xcel Energy.
Las empresas Xcel Energy y Abengoa Solar han desarrollado una planta eléctrica de prueba en Colorado, Estados Unidos, que podría cambiar la metodología de trabajo utilizada en la generación de electricidad mediante carbón. La central emplea una fuente híbrida que combina carbón y energía solar, logrando interesantes indicadores en cuanto a efectividad y disminución de emisiones de CO2.
Las centrales eléctricas a carbón son ampliamente resistidas desde diversos sectores por el fuerte impacto ambiental que producen. Sin embargo, una nueva tecnología de generación híbrida que integra los beneficios de la energía solar podría suponer un cambio importante para este tipo de plantas.
La Estación de Generación de Cameo, cerca de Palisade, en Colorado, Estados Unidos, es una planta piloto que forma parte del Colorado Integrated Solar Project, y que combina el carbón y la energía solar para producir electricidad. El proyecto de demostración fue construido por la empresa Xcel Energy, como parte de su Innovative Clean Technology (ICT) Program. También colaboró en el proyecto la firma Abengoa Solar.
La planta está diseñada para reducir el uso de carbón, aumentando al mismo tiempo la eficiencia de la central y logrando disminuir las emisiones de dióxido de carbono producidas. El propósito es poner a prueba la viabilidad comercial de la combinación de las dos tecnologías.
Abengoa Solar estuvo a cargo del desarrollo de la tecnología solar necesaria, en el marco de un proyecto de demostración que espera reducir el uso de carbón en la central eléctrica en alrededor de dos o tres por ciento en un principio, logrando ampliarse posteriormente esa disminución hasta un 10 por ciento.
El sistema funciona a través de una serie de colectores solares cilindro-parabólicos de espejos de vidrio. En los días soleados, los espejos concentran la radiación solar en una línea de tubos receptores que contienen un fluido de transferencia de calor (aceite mineral).
La energía solar calienta el aceite, que circula a unos 300 grados centígrados. El aceite caliente se introduce en un intercambiador calórico, desde el cual se obtiene el calor necesario y se lo transfiere al agua para calentarla a unos 200 grados centígrados antes de entrar en la caldera.
Una de las grandes ventajas de este sistema híbrido es que al disponer de agua con una mayor temperatura en la caldera se reduce la cantidad de carbón necesaria para calentar el líquido y producir el vapor que requiere la turbina generadora de electricidad. Así lo explica la propia Xcel Energy en un informe publicado en su página web, como así también el medio especializado Physorg.com en un reciente artículo.
Centrales de carbón más amigables con el medio ambiente
El programa de Xcel Energy está dirigido a desarrollar, comercializar e implementar nuevas tecnologías para la generación de electricidad y almacenamiento de energía, con un énfasis especial en las estrategias que insuman el aprovechamiento de energías limpias y renovables.
Xcel Energy es una empresa de servicios públicos de gran importancia en los Estados Unidos, que brinda servicios de energía eléctrica a 3,3 millones de clientes y de gas natural a 1,8 millones de usuarios en ese país americano. Por otro lado, el proyecto en cuestión insume una inversión aproximada de 4,5 millones de dólares.
Si la planta piloto cumple con las expectativas que se han generado, podría colaborar en un mayor desarrollo de la energía solar como una tecnología potencial para mejorar el comportamiento medioambiental de las centrales eléctricas de carbón. De esta forma, se aprovecharían infraestructuras ya existentes para producir energía de un modo más amigable con el medio ambiente.
Otras compañías también están evaluando el desarrollo de plantas de generación de energía eléctrica a través de la técnica híbrida carbón-solar, con el propósito de verificar si la combinación de estas fuentes energéticas puede proporcionar beneficios ambientales a un costo viable comercialmente. El Electric Power Research Institute (Carolina del Norte y Nuevo México) y la empresa NextEra Energy (Florida) llevan adelante algunas de estas nuevas iniciativas.

Anuncios

EL CABLE ELECTRICO MÁS POTENTE DEL MUNDO

Un equipo de investigadores españoles ha ensayado con éxito un nuevo tipo de cable de distribución de energía eléctrica que es, según explican, el más potente del mundo: capaz de transportar hasta cinco veces más energía que los sistemas actuales. Los expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad Autónoma de Barcelona afirman que su implantación en tramos concretos de la red eléctrica actual permitiría reducir en más de un 50% las pérdidas de energía que se producen actualmente, informa el CSIC en un comunicado. Esto, añaden, no sólo supone un importante ahorro energético, sino que también debería repercutir en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero “ya que en la generación de electricidad se usa un alto porcentaje de combustibles fósiles”. El prototipo del nuevo cable ha sido financiado por Endesa.
“El proyecto es imprescindible porque el sistema eléctrico actual, del que dependemos hasta límites insospechados, no está preparado para afrontar el previsible crecimiento de la demanda, mientras que en un sistema eléctrico superconductor como el que desarrollamos facilitaría que pueda satisfacerse dicha demanda”, comenta Xavier Obradors, del Instituto de Ciencias de Materiales de Barcelona (CSIC) y director del proyecto.
El nuevo cable, con materiales superconductores que no ofrecen resistencia al paso de la electricidad, utiliza el nivel de corriente más alto alcanzado hasta ahora, 3.200 amperios, frente a los 600 actuales, explican los expertos, y su capacidad de transporte equivale a entre seis y ocho cables subterráneos convencionales de similar dimensión. Esta mayor densidad permitiría reducir el impacto ambiental de los tendidos eléctricos.
“Además, con los nuevos sistemas superconductores, el sistema eléctrico será más seguro, eficiente y limpio, porque los transformadores serán ignífugos y se utilizarán limitadores de corriente para evitar la desconexión en cadena de transformadores y generadores”, añade Obradors. “Estas desconexiones se producen generalmente en caso de averías y generan grandes pérdidas económicas, además de molestias a la población”. Los materiales superconductores para estas aplicaciones no se limitan a los cables, sino que abarcan también a los transformadores, los dispositivos de almacenamiento magnético y mecánico y los limitadores de corriente.
El Pais